DMV 5 Entrenamiento del conductor y conductores adolescentes


  • Documentación de fallas en el sistema de control de conductores en estado de embriaguez. En 1971, Sylvania Sociosystems publicó, bajo contrato con el DMV, un análisis de sistemas a gran escala del proceso de control de conductores/ejecución de las leyes de tráfico de California. Este estudio se basó en una Resolución del Senado (SR 160) y una Solicitud de Propuesta desarrollada por la Sección de Investigación y Desarrollo (R&D). La R&D también actuó como administradora de proyecto y gerente técnico contractual del contrato de consultoría. Este proyecto identificó numerosos defectos en la administración del sistema de control de conductores en estado de embriaguez. Los problemas que se detectaron incluyen la falta de coordinación entre agencias, el hecho de no procesar exitosamente las infracciones de manejo durante suspensiones (CVC §14601), la desestimación de cargos en las condenas previas de manejo en estado de embriaguez con el fin de evitar las suspensiones de licencia del DMV, la negligencia de las cortes al no retener las licencias de conductores condenados por estado de embriaguez y la falta de aplicación de sanciones obligatorias. Se hicieron un sinnúmero de recomendaciones y varias se implementaron. De hecho, muchos de los problemas que se reconocieron una década más tarde por grupos como MADD y en la legislación como la AB 541, se señalaron en este estudio.
  • Validación de suspensión de licencias como medida preventiva efectiva del manejo en estado de embriaguez. La R&D publicó una serie de estudios sobre el manejo en estado de embriaguez, iniciando con un reporte de 1975 de conformidad con el SCR 44 (Harmer, 1972). El primer reporte concluyó que los enfoques educativos del control del manejo en estado de embriaguez y los enfoques de rehabilitación sobre la base de modelos médicos / de enfermedad de la adicción al alcohol, aún no se comprueban como medidas preventivas efectivas del manejo en estado de embriaguez. Este reporte recomendó que no se eliminaran las sanciones tradicionales como la suspensión de licencia en favor de las modalidades de tratamientos de rehabilitación. El estudio también recomendó cambios reglamentarios para eliminar el uso actual de programas de desviación de condenas previas y restringir la desestimación de cargos de infracciones previas de manejo bajo la influencia (DUI) con el fin de evitar acciones obligatorias de control de licencias.

Se llevaron a cabo tres estudios consecutivos entre 1977 y 1981 (Reportes de Investigación Nos. 59, 68 y 75). Estos estudios concluyeron que la suspensión de licencias era efectiva en la reducción de los porcentajes de accidentes subsiguientes y reincidencia de DUI de los conductores en estado de embriaguez. El segundo reporte de esta serie, también concluyó que los programas de rehabilitación de manejo en estado de embriaguez SB 38 tenían muy poco o nada de impacto en el porcentaje de accidentes subsiguientes de los infractores de DUI. Más tarde, el autor principal de los tres estudios realizó un informe de recomendaciones que desarrolló varias alternativas efectivas en función de los costos al programa SB 38. La premisa central del informe es que los enfoques de rehabilitación no pueden ser efectivos si se usan como mecanismos de desviación para evitar las sanciones de control de licencias. Algunas de las disposiciones de la legislación posterior (p.ej., AB 541) incorporaron esta premisa, aunque se desconoce si el informe de políticas tuvo una influencia directa en esa legislación.

Una serie de estudios de la R&D más recientes ha continuado proporcionado evidencia de la efectividad de la suspensión de licencias y también ha demostrado que el uso combinado de suspensión de licencias y programas de tratamiento contra el abuso de alcohol SB 38, es más efectivo que el uso de cualquiera de los dos en forma separada (Reportes de Investigación Nos. 112, 122, 146 y 159). La R&D también llevó a cabo dos estudios con el propósito de mejorar el efecto disuasivo de la suspensión de licencias (Reportes de Investigación Nos. 120 y 129). A pesar de que se a demostrado que la suspensión de licencias es efectiva, un porcentaje sustancial de conductores con licencia suspendida o revocada (S/R) continúan manejando, por lo menos hasta cierto punto. Una de las razones es que, frecuentemente, las cortes no condenan a los conductores S/R por violar su suspensión, debido a la incapacidad del DMV para proporcionar pruebas firmadas que indiquen que el conductor realmente recibió un aviso de S/R ("prueba de notificación"). La R&D, en un experimento dirigido que utilizó diferentes estrategias de envíos por correo, demostró que el uso del correo certificado aumentó sustancialmente la prueba de notificación y conllevó una reducción en las infracciones a las órdenes de suspensión. La legislación que autorizó al DMV a utilizar (y cobrar por) correo certificado para enviar las órdenes de S/R se aprobó en 1994. Esta legislación también estableció el fundamento legal para incautar y confiscar los vehículos que se encuentran entre las recomendaciones contenidas en los reportes Nros. 112 y 129.

Los resultados de la evaluación del departamento de la efectividad de la suspensión de licencias jugaron un papel significativo en la propugnación de las leyes de suspensión Administrativa por sí (APS) de la Administración Nacional de Seguridad Vial de las Carreteras (NHTSA), que ahora se han adoptado por 38 estados, incluyendo California. California también fue el primer estado en adoptar un umbral de BAC ilegal por sí de .08% para definir el manejo en estado de embriaguez. Ambas leyes se recomendaron en una monografía de políticas de la R&D en 1987 (Reporte No. 112). La R&D publicó en 1995 y 1997 (Reportes Nos. 158 y 167) las evaluaciones recientes de los efectos separados y conjuntos de las dos leyes (APS y BAC de .08%). Estos reportes proporcionaron evidencia que ambas leyes eran efectivas para disminuir las incapacidades de manejo entre el público general y la reducción de accidentes subsiguientes y reincidencia entre los infractores arrestados por DUI. Los infractores arrestados por DUI o condenados después de la aprobación de las nuevas leyes, tuvieron de un 25 a 40% menos de reincidencia y accidentes en el año siguiente, comparado con los infractores por DUI antes de la aprobación de las nuevas leyes.

  • Preparación de nomogramas de BAC. En 1982, la R&D presentó un reporte que recomendaba que la información sobre los niveles de BAC y cinturones de seguridad se incluyeran en el Manual del Automovilista de California. Luego se pasó la legislación que requería que las tablas de BAC se incluyeran en el manual y se incluyeran preguntas acerca del alcohol en el examen escrito. El DDSL y la R&D desarrollaron conjuntamente las tablas oficiales de BAC del estado para que se difundieran al público y se incluyeran en el manual de la licencia de manejar. Los nomogramas de BAC también se incluyen en los semáforo anuales de matrículas de vehículos y en otros materiales que se envían por correo a los conductores.
  • Desarrollo e implementación de un sistema de información administrativo de DUI. La necesidad de implementar un sistema de información administrativo (MIS) para proporcionar datos continuos y oportunos acerca de la efectividad de los procesos de aplicación, sentencia y control de licencias del programa de DUI de California, se identificó en una serie de estudios previos de la R&D (Reportes Nos. 90, 97 y 112). En 1988, la R&D obtuvo una concesión de la Oficina de Seguridad Vial (OTS) para desarrollar un prototipo de DUI-MIS para California. Con el aporte de un equipo operativo de representantes de todos los componentes del sistema de DUI, se diseñó y desarrolló un DUI-MIS. En 1990, la Asamblea Legislativa aprobó el AB 757, que ordenaba el mismo tipo de sistema de reporte y supervisión de datos de DUI que el equipo operativo recién había desarrollado. A partir de 1997, se han emitido seis reportes anuales. Estos reportes han sido decisivos en la identificación y corrección de debilidades del sistema de DUI, incluyendo las deficiencias en las sentencias de arrestos por DUI y reporte de infracciones, condenas y sanciones por DUI.
  • Drogas - relación con la seguridad vial. En 1994, la R&D publicó un estudio (Reporte No. 142) que documentaba la asociación entre la participación de drogas que se definía por el arresto a causa de cierto tipo de delito relacionado con drogas (venta, posesión, uso, etc.) y el aumento del riesgo de accidentes en vehículos motorizados. La administración utilizó este reporte para aprobar la legislación que suspendía la licencia de manejar de los infractores condenados por participación con drogas, de conformidad con la legislación federal antidrogas. (Más tarde, el fundamento legal para la suspensión de licencias cesó y aún no se había autorizado de nuevo por la Asamblea Legislativa de California al momento de escribirse este documento).

La evidencia directa que indica que el uso de drogas es un factor significativo en el deterioro del manejo, puede encontrarse tanto en la revisión que realizó la R&D para la administración de la literatura epidemiológica como en el Reporte Nro. 161 de la R&D. El estudio más reciente demostró que los infractores condenados por DUI con niveles de BAC muy bajos o cero (y, por consiguiente, infractores visiblemente incapacitados por el uso de drogas) tenían porcentajes inusualmente altos de reincidencia por DUI. De hecho, sus porcentajes eran más altos que los de los infractores por DUI con niveles de alcohol claramente ilegales (.10-.20 de BAC) e iguales a los de los infractores con niveles extremos de BAC (0.29% de BAC).


Índice