Visor de contenido web

Acciones
Cargando...

Manual del automovilista - Manejar en situaciones difíciles

Acciones
Cargando...

Manual del automovilista - Manejar en situaciones difíciles

Manejar en la niebla

El mejor consejo para manejar en la niebla es NO HACERLO. Debería considerar posponer su viaje hasta que la niebla se despeje. Sin embargo, si debe manejar, hágalo despacio, encienda el limpiaparabrisas y las luces bajas porque las altas se reflejan y causan resplandor.

Nunca maneje solo con las luces de estacionamiento o de niebla.

Aumente la distancia de seguimiento y si es necesario prepárese a parar dentro del espacio que se pueda ver. Evite cambiar de carril a menos que sea absolutamente necesario. Escuche el ruido del tráfico que no pueda ver. Encienda el limpiaparabrisas y el desempañador según se necesite para poder ver mejor.

Si la niebla se pone tan densa que apenas pueda ver, antes de continuar, considere salirse del camino, encender las luces de emergencia y esperar hasta que el tiempo mejore.

Manejar con el resplandor del sol

Manejar de cara al resplandor del sol puede ser muy peligroso. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a lidiar con el resplandor:

  • Mantenga limpia la parte interior y exterior del parabrisas.
  • Asegúrese que el limpiaparabrisas funcione correctamente y tenga una carga completa de fluido.
  • Use lentes polarizados.
  • Mantenga suficiente espacio entre su vehículo y los vehículos a su alrededor.
  • El visor de su vehículo debe estar libre de obstrucciones y en buen estado.
  • Tenga mucho cuidado con los peatones porque puede tener dificultad en verlos.
  • Evite manejar al amanecer o al atardecer.


Manejar en la oscuridad

Maneje más despacio por la noche porque no se puede ver lejos y se tiene menos tiempo para detenerse si hay un peligro. Asegúrese de poder parar en la distancia iluminada por las luces delanteras.

De noche, encienda las luces bajas cuando llueva. No maneje solo con las luces de estacionamiento.

Cuando maneje en campo abierto o en calles oscuras de la ciudad, encienda las luces altas siempre que sea posible y no sea contra la ley. No encandile a otros conductores con las luces altas. Conceda el cambio de luces cuando sea necesario. Si otro conductor no le concede el cambio de luces:

  • No mire directamente hacia las luces de los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • Mire hacia la orilla derecha de su carril.
  • Mire de reojo a los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • No intente “vengarse” de otro conductor manteniendo encendidas las luces altas. Si lo hace, los dos pueden encandilarse.

Al manejar de noche, recuerde:

  • Los peatones y ciclistas son más difíciles de ver de noche; manténgase alerta.
  • Las motocicletas son también difíciles de ver de noche porque la mayoría tienen solo una luz trasera.
  • De noche puede haber zonas de obras en el camino; reduzca la velocidad en estas zonas.
  • Al salir de un sitio muy iluminado, maneje despacio hasta que sus ojos se acostumbren a la oscuridad.
  • Maneje por la derecha lo más que se pueda cuando un vehículo con una sola luz viene hacia usted; podría ser un ciclista o motociclista, pero también podría ser un vehículo sin una de las luces delanteras.

Manejar en lluvia o nieve

Muchos caminos pavimentados se vuelven más resbaladizos cuando recién empieza a llover o nevar porque aún no se ha escurrido el aceite y el polvo. Reduzca la velocidad al primer indicio de lluvia, llovizna o nieve en el camino. Encienda el limpiaparabrisas, las luces bajas y el desempañador.

En una fuerte lluvia o nevada es posible que no pueda ver más de 100 pies hacia delante de su vehículo. Cuando no pueda ver más allá de 100 pies, no puede manejar de manera segura a más de 30 mph. Puede tener que parar para limpiar el lodo o nieve del parabrisas, luces delanteras y luces traseras.

Si maneja en lugares donde haya nieve, lleve la cantidad correcta de cadenas y asegúrese que le queden bien a las ruedas motrices. Aprenda a ponerlas antes de que necesite usarlas.

Caminos inundados

El exceso de agua en los caminos puede causar que se inunden gradual o repentinamente. Una inundación es peligrosa y puede ser una amenaza de muerte. Es importante entender los riesgos que implica el agua en los caminos. Algunos de los peligros de un camino inundado incluyen cuando:

  • La corriente arrastra al vehículo fuera del camino.
  • Haya escombros flotando y peligros inadvertidos.
  • El camino colapse.
  • El vehículo se descomponga (que el motor se apague o fallen los frenos).
  • Haya peligro de electrocutarse si caen cables de alta tensión.

Si el camino se inunda, lo mejor es encontrar una ruta alternativa. Quizás no se pueda determinar la profundidad de la inundación a simple vista y puede ser muy honda y demasiado peligroso cruzar. Si no le queda otra opción que manejar por un camino inundado, asegúrese de hacerlo lentamente. Cuando haya atravesado la corriente de agua, revise lenta y cuidadosamente los frenos para asegurarse que sigan funcionando correctamente.

Manejar en terreno montañoso o curvas

Nunca se sabe lo que hay del otro lado de una colina empinada o de una curva cerrada. Al llegar a una cuesta o curva, reduzca la velocidad para poder detenerse si hay algún peligro. Debe manejar lo suficientemente despacio para parar.

Siempre que su visión sea obstruida por una colina o curva debe asumir que hay otro vehículo delante de usted. Solo rebase a un vehículo si la cuesta o curva queda a una distancia de al menos 1/3 de milla porque la necesitará para rebasar de manera segura.

No maneje en el lado izquierdo del camino al aproximarse a una curva o a la cima de una colina, ya que no podrá ver lo suficientemente lejos para saber si es seguro o no rebasar a otros vehículos.

Operativos de control de tráfico

Los operativos de control de tráfico se llevan a cabo por las autoridades para:

  • Reducir la velocidad o detener el tráfico para quitar del camino cualquier obstáculo peligroso.
  • Operativos de emergencia.
  • Prevenir choques cuando haya niebla densa o tráfico congestionado fuera de lo común.

Durante un operativo de control de tráfico, el oficial enciende las luces de emergencia traseras, reduce la velocidad y maneja atravesando los carriles en forma de “S” o serpentina. Para ayudar al oficial en un operativo de control de tráfico:

  • Encienda las luces de emergencia para advertir a otros conductores que hay un peligro más adelante.
  • Reduzca gradualmente la velocidad. No lo haga abruptamente a menos que sea necesario para evitar un choque. Reduzca la velocidad a la que circula el oficial manteniendo una distancia prudente de la patrulla que va delante de usted.
  • No intente manejar más allá de donde va la patrulla. No acelere hasta que la patrulla haya apagado las luces de emergencia y las condiciones de tráfico más adelante permitan retomar la velocidad normal.

Ventanillas y espejos limpios

Mantenga limpios los parabrisas y ventanillas laterales por dentro y fuera. La luz del sol o de las luces delanteras sobre una ventanilla sucia hace difícil ver hacia afuera. Quite el hielo, escarcha o rocío de todas las ventanillas antes de manejar.

Asegúrese de poder ver y ser visto. Si maneja en la lluvia o nieve, puede tener que detenerse para limpiar el lodo o nieve del parabrisas, luces delanteras y traseras.

Ajuste del asiento y los espejos

Ajuste el asiento antes de abrocharse el cinturón de seguridad. Debe sentarse a una altura adecuada para poder ver el camino. Si aún no puede ver, use un cojín sobre el asiento.

Ajuste el espejo retrovisor y los espejos laterales antes de empezar a manejar. Si su vehículo cuenta con un espejo que se ajusta a la luz de día/noche, aprenda a usarlo. El espejo puesto en la posición opaca para manejar de noche reduce el reflejo de las luces de los vehículos que vienen detrás y le ayuda a ver mejor.

Seguridad de las llantas

Las llantas son un componente importante de la seguridad al manejar. Asegúrese que la banda de rodadura no esté desgastada y que la presión de aire sea la adecuada antes de manejar su vehículo. Algunos vehículos tienen un sistema de alerta que avisa cuando las llantas están bajas de aire o las bandas de rodadura están desgastadas. Aún con tal asistencia, es importante saber cómo revisar manualmente la presión de las llantas y las bandas de rodadura de su vehículo. A continuación se presentan algunos consejos simples para mantener las llantas en buenas condiciones:

  • Puede usar una moneda de un centavo para revisar el desgaste del dibujo de la banda de rodadura.
    • Sostenga la moneda de manera que pueda ver la cabeza de Abraham Lincoln. Mantenga la moneda entre sus dedos de manera que la cabeza esté de frente a usted y le sea completamente visible.
    • Coloque la moneda cabeza abajo en la ranura más profunda de la banda de rodadura de la llanta.
    • Si la cabeza se ve completamente, tiene que reemplazar las llantas.
  • Use un medidor de presión de llantas.
    • En el manual del vehículo o en la orilla de la parte interior de la puerta, debería encontrar la recomendación de libras por pulgada cuadrada (PSI). PSI es la medida de presión de aire de las llantas.
    • Cuando las llantas estén frías, use el medidor de presión para saber la presión de las llantas.
    • Mantenga la presión de las llantas de acuerdo con la recomendación de libras por pulgada cuadrada del fabricante de su vehículo.




Si puede ver la parte superior de la cabeza de
Lincoln, es hora de reemplazar las llantas.


Manejo ecológico

El manejo ecológico es un conjunto de actividades y técnicas que maximizan el rendimiento del combustible y reducen las emisiones contaminantes al mejorar los hábitos de manejo y estar al día con el mantenimiento del vehículo. Hay muchos beneficios, incluyendo mejor rendimiento de gasolina, menor gasto, mayor seguridad y menos estrés.

Las siguientes son algunas ideas fáciles de recordar que usted puede usar para mejorar el rendimiento del combustible:

  • Conducta – Acelere y reduzca la velocidad suavemente y mantenga una velocidad promedio constante.
  • Mantenimiento – Mantenga en buena condición su vehículo inflando regularmente las llantas, cambiando el aceite y revisando los filtros.
  • Peso –Vacíe la cajuela o quite el portaequipajes de techo para evitar cargar peso extra en su vehículo.

 NOTA: Para más información, visite www.FuelEconomy.gov. El manejo ecológico es auspiciado por la Oficina de Transporte y Calidad del Aire
(Office of Transportation and Air Quality) y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Otros peligros

Todos los vehículos que usan gasolina producen monóxido de carbono. El monóxido de carbono es un gas mortal, sin olor, que sale por el tubo de escape de los vehículos. Los síntomas de envenenamiento con este gas pueden incluir: cansancio, bostezos, mareos, náuseas, dolor de cabeza y/o zumbido en los oídos. Puede prevenir un envenenamiento por monóxido de carbono al revisar el sistema de escape de gases del vehículo con regularidad. También, deje la ventanilla parcialmente abierta cuando arranque el motor, mientras maneja el vehículo o cuando estacione y mantenga el motor encendido. Nunca mantenga el motor encendido cuando la puerta del garaje esté cerrada.

Qué hacer en una parada de policía

Reconozca la presencia del oficial encendiendo la luz direccional derecha. Al poner la luz direccional le hace saber al oficial que se ha percatado de su presencia. Si lo ignora puede alarmarlo y eso se podría percibir como si tuviera algún motivo para no detenerse o como si no estuviera en condiciones de manejar.

Mueva su vehículo hacia el acotamiento derecho del camino. El oficial lo guiará usando la patrulla. No se dirija hacia la franja central. No se pare en la franja central de una autopista o en el lado opuesto de un camino de dos carriles. Esto pone tanto al conductor como al oficial en peligro de ser atropellados por el tráfico que viene en sentido contrario.

En una autopista, hágase completamente hacia el acotamiento derecho aunque esté en el carril de transporte colectivo o carril para vehículos con un mínimo de dos o más pasajeros (High-Occupancy Vehicle, HOV). Pare en áreas bien iluminadas cuando sea posible. Hágase a la orilla del camino lo más que pueda. Cuando esté oscuro, busque lugares que tengan buena iluminación tales como áreas iluminadas por focos de calles o autopistas, cerca de restaurantes o gasolineras.

Termine su conversación telefónica y apague el radio. El oficial necesita toda su atención para comunicarse con usted y acabar lo antes posible.

Permanezca en su vehículo a menos que el oficial le pida lo contrario. Nunca salga del vehículo, a menos que el oficial se lo pida. Durante una parada de policía, las prioridades del oficial son su seguridad, la de los pasajeros y la seguridad personal del propio oficial. En la mayoría de las situaciones, el lugar más seguro para usted y los pasajeros es quedarse adentro del vehículo. Salir de su vehículo sin que el oficial se lo pida puede aumentar el riesgo de ser atropellado por otro vehículo que vaya circulando y/o el oficial puede sentirse más amenazado.

Mantenga sus manos y las de los pasajeros a plena vista, por ejemplo, en el volante o sobre las piernas, etcétera. Durante una parada de policía, si el oficial no puede ver las manos del conductor y las de todos los ocupantes del vehículo, puede sentirse más amenazado. La mayoría de los actos criminales violentos contra un oficial de policía ocurren empuñando un arma de fuego o un objeto punzante, etcétera. Si las ventanillas están polarizadas, se recomienda que las baje después de haber detenido su vehículo en el acotamiento derecho del camino y antes de que el oficial
llegue a su vehículo.

 

página previa | contenido | siguiente página

 

Complementary Content