Manual del Automovilista de California - Manejar en la neblina

Manejar en la niebla

El mejor consejo para manejar en la niebla es NO HACERLO. Usted debería considerar posponer su viaje hasta que la niebla se despeje. Sin embargo, si debe manejar, hágalo despacio, encienda su limpiaparabrisas y use sus luces bajas. Las luces altas se reflejarán en la niebla y lo encandilarán.

Nunca maneje solo con las luces de estacionamiento o solo con las luces para la niebla.

Aumente la distancia de seguimiento y prepárese a detenerse en el espacio que se pueda ver adelante. Evite cambiar de carril a menos que sea absolutamente necesario. Escuche el ruido del tráfico que no se pueda ver. Use los limpiaparabrisas y la calefacción para desempañar las ventanillas según se necesite para poder ver mejor.

Si la niebla se pusiera tan espesa que apenas se pudiera ver, considere salirse de la carretera, encender las luces direccionales de emergencia y esperar hasta que el tiempo mejore antes de continuar.

Manejar en la obscuridad

Maneje más despacio por la noche porque no se puede ver tan lejos hacia adelante y se tiene menos tiempo para detenerse si hubiese un peligro. Asegúrese de poder parar en la distancia iluminada por las luces delanteras.

Use las luces bajas cuando llueva de noche. No maneje solo con las luces de estacionamiento encendidas.

Use las luces altas en campo abierto o en calles obscuras de la ciudad siempre que sea posible y no sea contra la ley. No encandile a otros conductores con sus luces altas. Conceda el cambio de luces cuando sea necesario. Si otro conductor no le concede el cambio de luces:

  • No mire directamente hacia las luces de los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • Mire hacia la orilla derecha de su carril.
  • Mire de reojo a los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • No intente “vengarse” del otro conductor manteniendo encendidas las luces altas. Si lo hace, los dos podrían encandilarse.

Al manejar de noche, recuerde:

  • Los peatones y ciclistas son más difíciles de ver de noche; manténgase alerta.
  • Las motocicletas son también difíciles de ver de noche porque la mayoría tienen solo una luz trasera.
  • De noche puede haber zonas de obras en la carretera; reduzca su velocidad en estas zonas.
  • Al salir de un sitio muy iluminado, maneje despacio hasta que sus ojos se acostumbren a la obscuridad.
  • Maneje por la derecha lo más que se pueda cuando un vehículo con una sola luz viniera hacia usted; podría ser un ciclista o motociclista pero también podría ser un vehículo sin una de las luces delanteras.

Manejar en lluvia o nieve

Muchas superficies de la carretera se vuelven más resbaladizas cuando recién empieza a llover o nevar porque la lluvia aún no ha diluido el aceite y el polvo de la carretera. Reduzca su velocidad al primer indicio de lluvia, llovizna o nieve en la carretera. Encienda los limpiaparabrisas, las luces bajas y la calefacción para desempañar las ventanillas.

En una fuerte lluvia o nevada es posible que no pueda ver más de 100 pies hacia delante de su vehículo. Cuando no pueda ver más allá de 100 pies de distancia, no podrá manejar de manera segura a más de 30 millas por hora. Podría tener que pararse para limpiar el lodo o nieve del parabrisas, luces delanteras y luces traseras.

Si maneja en lugares donde haya nieve, lleve la cantidad correcta de cadenas y asegúrese que le queden bien a sus ruedas motrices. Aprenda a ponerlas antes de que necesite usarlas.

Manejar en terreno montañoso o curvas

Nunca se puede saber lo que habrá al otro lado de una cuesta empinada o de una curva pronunciada. Al llegar a una cuesta o a una curva, reduzca su velocidad para poder detenerse si hubiese algún peligro. Deberá manejar lo suficientemente despacio para poder parar.

Siempre que su visión sea obstruida por una cuesta o una curva se debe asumir que hay otro vehículo delante suyo. Solo rebase a un vehículo si la cuesta o curva queda a una distancia de al menos un tercio de milla porque usted la necesitará para rebasar de manera segura.

No maneje en el lado izquierdo de la carretera al aproximarse a una curva o a la cima de una cuesta ya que no podrá ver lo suficientemente lejos para saber si fuera seguro o no rebasar a otros vehículos.


página previa | contenido | siguiente página