Manual del Automovilista de California - Peligros en las carreteras

Peligros en las carreteras

Agua en las carreteras

Reduzca su velocidad cuando haya mucha agua en la carretera. En una lluvia muy fuerte, las llantas pueden perder todo contacto con la carretera cuando se maneja a más de 50 millas por hora causando que su vehículo se deslice sobre el agua o “hidroplanee”. Un leve cambio de dirección o una ráfaga de viento podría hacer patinar a su vehículo. Si su vehículo empieza a hidroplanear, reduzca poco a poco la velocidad, no frene.

Carreteras resbaladizas

Reduzca la velocidad al primer indicio de lluvia especialmente después de una sequía. Es entonces cuando muchas carreteras se ponen resbaladizas porque la lluvia aún no ha diluido el aceite y el polvo de la carretera. Una carretera resbaladiza no le da a las llantas la adherencia necesaria. Maneje más despacio de lo que lo haría en una carretera seca. Ajuste su velocidad de la siguiente manera:

  • carretera mojada — vaya de 5 a l0 millas más despacio;
  • nieve amontonada — reduzca su velocidad a la mitad;
  • hielo — maneje lentamente.

Algunas superficies de las carreteras se vuelven más resbaladizas que otras cuando están mojadas y generalmente esto se indica con señales de advertencia. A continuación se presentan algunas características de las carreteras resbaladizas para ayudarle a reconocerlas:

  • En días fríos y húmedos, las sombras de árboles o edificios pueden ocultar tramos de hielo. Los lugares sombreados se congelan primero y son los últimos en secarse.
  • Los puentes y pasos a desnivel tienden a congelarse antes que el resto de la carretera. Éstos pueden esconder tramos de hielo.
  • Si empieza a llover en un día caluroso, el pavimento puede estar muy resbaladizo durante los primeros minutos. El calor causa que el aceite del asfalto suba a la superficie. El aceite hace que la carretera se vuelva resbaladiza hasta que la lluvia diluya el aceite de la superficie.

Vientos fuertes

Los vientos fuertes pueden ser un peligro mientras se maneja especialmente para vehículos más grandes, camiones, remolques para acampar y vehículos con remolques. Algunas precauciones al manejar cuando hay vientos fuertes incluyen:

  • Reducir la velocidad. Al hacerlo habrá mejor control del vehículo y más tiempo para reaccionar en caso que el vehículo sea empujado por una fuerte ráfaga de viento.
  • Mantener el volante bien agarrado. Las ráfagas de viento son imprevistas y si no se sujeta el volante firmemente, pueden causar que se resbale de las manos.
  • Estar alerta. Mirar con atención hacia delante y fijarse por si hubiera escombros en la carretera. Los vientos fuertes pueden causar que la carretera se llene de escombros o peor aún, arrastrar escombros en su camino. Al poner atención a lo que haya delante suyo contará con más tiempo para reaccionar a los peligros en la carretera.
  • No usar el piloto automático de velocidad. Se puede controlar completamente el pedal del acelerador para cuando haya ráfagas de viento imprevistas.
  • Ser previsor: esperar a que pase la tormenta. Puede ser más seguro salirse de la carretera y tomar un descanso.

Manejar en la niebla

El mejor consejo para manejar en la niebla es NO HACERLO. Usted debería considerar posponer su viaje hasta que la niebla se despeje. Sin embargo, si debe manejar, hágalo despacio, encienda su limpiaparabrisas y use sus luces bajas. Las luces altas se reflejarán en la niebla y lo encandilarán.

Nunca maneje solo con las luces de estacionamiento o solo con las luces para la niebla.

Aumente la distancia de seguimiento y prepárese a detenerse en el espacio que se pueda ver adelante. Evite cambiar de carril a menos que sea absolutamente necesario. Escuche el ruido del tráfico que no se pueda ver. Use los limpiaparabrisas y la calefacción para desempañar las ventanillas según se necesite para poder ver mejor.

Si la niebla se pusiera tan espesa que apenas se pudiera ver, considere salirse de la carretera, encender las luces direccionales de emergencia y esperar hasta que el tiempo mejore antes de continuar.

Manejar en la obscuridad

Maneje más despacio por la noche porque no se puede ver tan lejos hacia adelante y se tiene menos tiempo para detenerse si hubiese un peligro. Asegúrese de poder parar en la distancia iluminada por las luces delanteras.

Use las luces bajas cuando llueva de noche. No maneje solo con las luces de estacionamiento encendidas.

Use las luces altas en campo abierto o en calles obscuras de la ciudad siempre que sea posible y no sea contra la ley. No encandile a otros conductores con sus luces altas. Conceda el cambio de luces cuando sea necesario. Si otro conductor no le concede el cambio de luces:

  • No mire directamente hacia las luces de los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • Mire hacia la orilla derecha de su carril.
  • Mire de reojo a los vehículos que vienen en sentido contrario.
  • No intente “vengarse” del otro conductor manteniendo encendidas las luces altas. Si lo hace, los dos podrían encandilarse.

Al manejar de noche, recuerde:

  • Los peatones y ciclistas son más difíciles de ver de noche; manténgase alerta.
  • Las motocicletas son también difíciles de ver de noche porque la mayoría tienen solo una luz trasera.
  • De noche puede haber zonas de obras en la carretera; reduzca su velocidad en estas zonas.
  • Al salir de un sitio muy iluminado, maneje despacio hasta que sus ojos se acostumbren a la obscuridad.
  • Maneje por la derecha lo más que se pueda cuando un vehículo con una sola luz viniera hacia usted; podría ser un ciclista o motociclista pero también podría ser un vehículo sin una de las luces delanteras.

Manejar en lluvia o nieve

Muchas superficies de la carretera se vuelven más resbaladizas cuando recién empieza a llover o nevar porque la lluvia aún no ha diluido el aceite y el polvo de la carretera. Reduzca su velocidad al primer indicio de lluvia, llovizna o nieve en la carretera. Encienda los limpiaparabrisas, las luces bajas y la calefacción para desempañar las ventanillas.

En una fuerte lluvia o nevada es posible que no pueda ver más de 100 pies hacia delante de su vehículo. Cuando no pueda ver más allá de 100 pies de distancia, no podrá manejar de manera segura a más de 30 millas por hora. Podría tener que pararse para limpiar el lodo o nieve del parabrisas, luces delanteras y luces traseras.

Si maneja en lugares donde haya nieve, lleve la cantidad correcta de cadenas y asegúrese que le queden bien a sus ruedas motrices. Aprenda a ponerlas antes de que necesite usarlas.

Manejar en terreno montañoso o curvas

Nunca se puede saber lo que habrá al otro lado de una cuesta empinada o de una curva pronunciada. Al llegar a una cuesta o a una curva, reduzca su velocidad para poder detenerse si hubiese algún peligro. Deberá manejar lo suficientemente despacio para poder parar.

Siempre que su visión sea obstruida por una cuesta o una curva se debe asumir que hay otro vehículo delante suyo. Solo rebase a un vehículo si la cuesta o curva queda a una distancia de al menos un tercio de milla porque usted la necesitará para rebasar de manera segura.

No maneje en el lado izquierdo de la carretera al aproximarse a una curva o a la cima de una cuesta ya que no podrá ver lo suficientemente lejos para saber si fuera seguro o no rebasar a otros vehículos.

Operativos de control de tráfico

Los operativos de control de tráfico (traffic breaks) se llevan a cabo por las autoridades para:

  • reducir la velocidad o detener el tráfico para poder resolver peligros que hubieran en la carretera;
  • operativos de emergencia;
  • prevenir choques cuando haya niebla densa o tráfico congestionado fuera de lo común.

Durante un operativo de control de tráfico, el oficial enciende las luces de emergencia traseras, hace que los vehículos reduzcan la velocidad atravesando los carriles en forma de “S” o serpentina. Para ayudar al oficial en un operativo de control de tráfico:

  • Encienda las luces intermitentes de emergencia para advertir a los otros conductores si hubiera un peligro más adelante.
  • Reduzca poco a poco su velocidad. No lo haga abruptamente, a menos que sea necesario para evitar un choque. Reduzca su velocidad a la que circula el oficial manteniendo una distancia prudente de la patrulla que vaya delante suyo.
  • No intente rebasar más allá de donde vaya la patrulla. No acelere hasta que la patrulla haya apagado las luces de emergencia y las condiciones de tráfico más adelante permitan retomar la velocidad normal.

Ventanillas y espejos limpios

Mantenga limpios los parabrisas y las ventanillas laterales por dentro y por fuera. La luz del sol o de las luces delanteras sobre una ventanilla sucia hace difícil ver hacia afuera. Quite el hielo, la escarcha o el rocío de todas las ventanillas antes de manejar.

Asegúrese de poder ver y ser visto. Si maneja en la lluvia o nieve, podría tener que detenerse para limpiar el lodo o nieve del parabrisas, luces delanteras y traseras.

Ajuste del asiento y espejos

Ajuste el asiento antes de abrocharse el cinturón de seguridad. Debe sentarse a una altura adecuada para poder ver la carretera. Si usted aún no puede ver, debe usar un cojín sobre el asiento.

Ajuste el espejo retrovisor y los espejos laterales antes de empezar a manejar. Si su vehículo cuenta con un espejo de día/noche, aprenda a usarlo. El espejo ajustado en la posición opaca para manejar de noche reduce el reflejo de las luces de los autos que vienen detrás y le ayuda a ver mejor.

Qué debe hacer un conductor en una parada de policía

Reconozca la presencia del oficial encendiendo la luz direccional derecha. Activando la luz direccional le hace saber al oficial que usted reconoce su presencia. Si lo ignora, puede alarmarlo y eso se podría percibir como si usted tuviera algún motivo para no detenerse o como si no estuviera en condiciones de manejar.

Desplace su vehículo hacia la orilla derecha de la carretera. El oficial lo guiará usando la patrulla. No se dirija hacia la franja divisoria. No se pare en la franja divisoria de una autopista o en el lado opuesto de una carretera de dos carriles. Esto podría poner, tanto al conductor como al oficial, en peligro de ser atropellados por el tráfico que viene en sentido contrario.

En una autopista, hágase completamente hacia la orilla derecha aunque vaya circulando por el carril de transporte colectivo o carril para vehículos con un mínimo de dos o tres pasajeros llamado high occupancy vehicle (HOV). Pare en áreas bien iluminadas cuando sea posible. Hágase a la orilla de la carretera lo más que pueda. Cuando esté obscuro, busque lugares que tengan buena iluminación como calles o autopistas cerca de restaurantes o gasolineras.

Cuelgue su teléfono celular y apague el radio. El oficial necesita toda su atención para comunicarse con usted y acabar lo antes posible.

Permanezca en su vehículo, a menos que el oficial le pida lo contrario. Nunca salga del vehículo, a menos que el oficial se lo pida. Durante una parada de policía, las prioridades del oficial son su seguridad, la de los pasajeros y la seguridad personal del propio oficial. En la mayoría de las situaciones, el lugar más seguro para usted y sus pasajeros es adentro del vehículo. Salir de su vehículo sin que el oficial se lo haya pedido podría aumentar el riesgo de ser atropellado por otro vehículo que vaya circulando y/o el oficial pudiera sentirse más amenazado.

Mantenga sus manos y la de los pasajeros a plena vista, (por ejemplo, en el volante o sobre las piernas, etc.). Durante una parada de policía, si el oficial no puede ver las manos del conductor y la de todos los ocupantes del vehículo, pudiera sentirse más amenazado. La mayoría de los actos criminales violentos contra un oficial de policía ocurren por el uso de las manos de una persona empuñando un arma de fuego o un objeto punzante, etc. Si sus ventanillas están polarizadas, se recomienda que las baje después de haber detenido su vehículo en la orilla derecha de la carretera y antes de que el oficial llegue a su vehículo.

HACER FRENTE A LAS EMERGENCIAS

Consejos mecánicos

Patinamientos en superficies resbaladizas

Una carretera que normalmente es segura puede volverse peligrosa cuando esté resbaladiza. El hielo y la nieve acumulados en la carretera pueden causar que el vehículo patine, especialmente si usted va manejando demasiado rápido o si va cuesta abajo. Si el vehículo empezara a patinar:

  • quite el pie del acelerador,
  • deje de frenar y
  • gire el volante en la dirección del patinamiento.

Si no pudiera controlar su vehículo en una superficie resbaladiza, trate de encontrar algo para impedir el patinamiento. Intente circular con una rueda sobre el pavimento seco o en la orilla de la carretera. Es posible que tenga que dirigir el vehículo lentamente hacia un banco de nieve o arbustos para poder detenerlo.

Para prevenir patinamientos en superficies resbaladizas:

  • Maneje despacio y guarde más distancia con el vehículo que va delante suyo.
  • Reduzca su velocidad cuando se aproxime a curvas e  intersecciones.
  • Evite girar rápidamente.
  • Evite paradas repentinas. “Bombee” los frenos para reducir la velocidad o parar. (Los frenos antibloqueo no deben bombearse).
  • Ponga el vehículo en un cambio bajo antes de descender una cuesta empinada.
  • Evite áreas especialmente resbaladizas, tales como tramos de hielo, hojas mojadas, aceite o charcos profundos.

Si los frenos se mojan, séquelos presionando levemente el pedal del acelerador y del freno al mismo tiempo para que el vehículo sienta la fricción de los frenos. Mantenga esta presión hasta que los frenos se sequen.

Patinamientos por aceleración

Un patinamiento por aceleración generalmente sucede cuando las ruedas motrices pierden tracción en la superficie de la carretera. Para mantener el control de un vehículo que esté patinando, no frene. Reduzca la presión del pedal del acelerador y enderezca las ruedas delanteras hasta que el vehículo empiece a enderezarse por sí mismo.

Patinamientos debido al bloqueo de las ruedas

Generalmente, tal patinamiento sucede cuando la persona frena demasiado fuerte yendo a alta velocidad y bloquea las ruedas. El vehículo patinará sin importar hacia dónde se gire el volante. Quite el pie del freno para desbloquear las ruedas. Entonces, enderezca las ruedas delanteras hasta que el vehículo empiece a enderezarse. Gradualmente, reduzca la velocidad del vehículo hasta que alcance una velocidad prudente para continuar manejando.

Mal funcionamiento del acelerador

Si su acelerador se atasca, usted debe:

  1. Cambiar a neutral.
  2. Presionar los frenos.
  3. Mantener su atención en la carretera.
  4. Buscar una ruta alternativa lejos del tráfico o buscar una salida.
  5. Advertir a los otros conductores tocando el claxon y encendiendo las luces intermitentes de emergencia.
  6. Tratar de salirse de la carretera de manera segura.
  7. Parar y apagar el contacto del auto.
    ADVERTENCIA: Apagar el contacto mientras que el vehículo esté en marcha podría bloquear el volante; usted no podrá controlar el volante.

Función de bloqueo del volante

Nunca ponga la llave del contacto en la posición de bloqueo (lock) mientras que su vehículo esté en marcha o el volante se bloqueará y usted perderá el control del vehículo.


página previa | contenido | siguiente página